miércoles, 22 de octubre de 2014

Fantasmas

Los fantasmas se desvanecen
En la oscuridad del olvido,
Van muriendo lentamente,
A la luz del amor mío.

Mueren los viejos recuerdos,
A la sombra del hastío.
Mueren felices y en calma,
Pues ya no añoran lo perdido.

Los fantasmas se perdieron
Entre la luz del presente.
Quién sabe dónde se fueron
Tal vez con otra gente.

No atormentan la memoria,
Se perdieron para siempre.
Marcharon sin pena ni gloria,
Abandonando el presente.

Dejaron un buen espacio,
Destinado a nuevos recuerdos.
Que no son espectros pesados,
Son frutos de amores nuevos

lunes, 13 de octubre de 2014

Hoy



Hoy no hay versos con veneno,
Hoy se le ha acabado el ácido a mi negro lapicero,
Hoy no quedan en mi cuaderno poemas tristes o reclamos poco serenos,
Solo queda la simplicidad de la alegría,
La calma grata que trae tu noble compañía.

Hoy no respiran las heridas,
Hoy el pasado no martilla,
Hoy no arden los viejos recuerdos de mal correspondidos días,
Y gracias a ti, ya no pesan en la espalda,
Viejas cargas que no eran mías.

Hoy no divulgo la alegría por no maldecirla
O convertirla en simple espejismo,
Por no perder un feliz anhelo,
Que no ha sido producto del espíritu del vino.

Hoy te pienso al dormirme y también al despertar
Y te abrazo con mucha fuerza pa no dejarte escapar,
Escribo cosas alegres que poco van conmigo,
Pero es lo único que sale al pensar en este cariño.

Hoy te miro a los ojos y navego feliz en ellos,
Vuelo al son de tus suspiros,
Que no me dejan pisar el suelo.

Hoy viajo por nuevas rutas,
Que traza tu corazón,
Y entiendo que pa' querer con fuerza,
Hay que perder la razón.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Anhelos

Un barco para navegar, para recorrer el mundo persiguiendo a la luna, cazando la luz del sol. Un
barco para volar sobre las olas y ver el rostro de Dios.

Un caballo para cabalgar, para soñar con aventuras, en las lejanas montañas, decapitar malvados
gigantes y conocer extrañas criaturas, para rescatar princesas y soñar con espadas, batallas y
armaduras. Un caballo para seguir sintiendo la magia que ha muerto en el mundo, la energía que
ellos transmiten y esa emoción que despiertan tanto en la más bullosa cabalgata como a paso
tranquilo en un bosque muy profundo.

Un perro como compañía, amigo leal y fiero que vaya conmigo hasta al fin del mundo o al mismo
infierno si lo requiero. Valiente en los peligros tranquilo en horas de calma, que no haya que
hablarle mucho para entender el peso que carga mi alma.


Una mujer para amar, inteligente, bonita y fiel, amante fogosa y tierna. Consejera y amiga
permanente, comprensiva con la locura y alcahueta de mis ocurrencias, firme y sincera incluso en
tiempos de duda, sincera siempre con lo que siente y piensa, pero con la discreción necesaria para
cada momento u ocasión.

Un hogar al cual llegar luego de largos viajes o agotadoras jornadas, donde la comida sabe mejor y
son más cómodas las almohadas, un refugio físico donde estirar las piernas para compartir
felicidad y tristezas con mi adorada familia y mi adorada compañera. Para tener privacidad
absoluta y gozar en calma la soledad, o meditar solo un poco todo lo que implica amar.

Versos y párrafos para escribir, que fluyan siempre a través de la pluma, y nunca dejen de venir,
que sean pasión y trabajo, para que también paguen el diario vivir.

Muchos libros para leer, perderme en ellos de la realidad absurda, pues en los libros encuentro
fantasías, historia, filosofía y aventuras. Son los libros un gran medio para reconciliarse con la
humanidad pues la bondad y virtudes de algunos personajes nacen de la imaginación y sueño de
los autores, y si se puede soñar, tal vez algún día se pueda lograr, y aunque también existen
muchos personajes malos, en los libros por lo general, el bien triunfa sobre el mal.

lunes, 25 de agosto de 2014

Poseidon



Quien fuera Poseidón solo para ensillar caballos en el mar, cabalgar por el mundo entero sobre las olas, sintiendo el viento en la cara y el sol en los brazos, siendo libre a lomos de mi caballo, galopando en los huracanes y subiendo con empuje las montañas de alta mar.

Quien fuera Poseidón para ensillar caballos en el mar, pastar todos los días en una isla diferente, y descansar plácidamente en ciénagas y bahías, tambíen descender con osadía y sin temor hasta lo más profundo del océano para saber que se esconde allá.

Quien fuera Poseidón para ensillar caballos en el mar, enlazar delfines y corretear ballenas, hacer cabriolas en medio de las violentas tempestades, y desafiar a Zeus en medio de las tormentas. Que las olas rujan al romper como suena el zurriago al estallar.

Quien fuera Poseidón para ensillar caballos en el mar y correr rio arriba hasta llegar al hogar, junto a una enorme laguna donde pueda galopar un poco más.

Quien fuera Poseidón para ensillar caballos en el mar, y muy atrevido y gallardo a lomos de mi brioso animal, seducir ninfas, musas, y hasta una que otra mujer que a la playa se llegue a broncear.

Quien fuera Poseidón para ensillar caballos en el mar, y nunca ser olvidado, vivir en la memoria de todos cuando este cuerpo mortal sea tan solo cenizas del pasado.

lunes, 18 de agosto de 2014

Odio

Tan lejos de Dios, tan lejos del diablo, tan lejos de ti y perdido entre las sombras, perdido entre las sobras de ese amor que no fue, de ese amor que mendigué, de todo lo que hicimos y del tiempo perdido  por lo que no se hizo, odiando tanta melancolía porque no la mereces, odiando el seguir queriendo que en cualquier momento regreses.

Odiando tantos recuerdos, odiando tanto silencio, odiando estas murallas que se ríen porque no te tengo. Odiando mi bondad, odiando mi nobleza, y sobre todo el tiempo que pasa y tu nada que regresas. Odiando el quererte tanto, y no dejar de pensarte, es que ojalá fuera fácil encontrar como olvidarte.

Aún no llega el cansancio, mucho menos la buena suerte, pero lentamente se van perdiendo las ansias de tenerte. Y entre tantas cosas que odio, y tantas vainas perdidas, no pudiste dañarme las dos que son más queridas, pues sigo amando a mi caballo, y más que a el: ¡A MI FAMILIA!

lunes, 11 de agosto de 2014

Tras Las Orejas De Un Caballo

Es ese lugar donde se hacen las paces con Dios y con el mundo, el lugar donde el universo entero se ve distinto. Allí se desvanecen las tristezas al sentir el repicar de los cascos y el resoplar de los equinos, si el cielo existe, seguramente allá se llega a caballo y las puertas celestiales son un portón de golpe.

El lomo del caballo es más cómodo que cualquier sofá, más grato que cualquier fiesta. Ahí el alcohol es agua fresca y el humo del tabaco una suave brisa. Es sobre el lomo del caballo donde la vida merece ser vivida y donde valdría la pena morir, pues solo se vive plenamente haciendo los que amamos, en compañía de quienes se aman, y es solo así que se vive y muere con satisfacción.

Montar a caballo es como estar entre los brazos de una mujer, como perderse en el brillo de sus ojos. Mujeres y caballos, con formas igual de dulces, y ese bamboleo delicioso que las acompaña mientras se alejan. Mujeres y caballos, tienen similar belleza, y una gran capacidad de amor, de fuerza y de nobleza.

Montar es llevar cientos de kilos entre las piernas, pujando con brío, pujando con fuerza, y controlarlos hasta entrar en armonía y naturaleza. Es olor a felicidad, amor y alegría, es olor a la verdadera riqueza de la vida.

Tras las orejas de un caballo es donde se ha hecho la mayor parte de nuestra historia, donde se fragua el valor de los hombres y donde se ama con mayor intensidad la vida, la pasión y las mujeres.

Es por eso que LOS MEJORES MOMENTOS DE LA VIDA SON TRAS LAS OREJAS DE UN CABALLO Y FRENTE A LOS OJOS DE UNA MUJER. Es por eso que allí espero vivir la vida y encontrar la muerte; tras las orejas de un caballo y mirando a los ojos a mi mujer.

lunes, 4 de agosto de 2014

Tristezas



Hay tristezas que son furtivas, que pasan rápidamente cual ventisca fuerte que se pierde en segundos, y hay otras duraderas, que se acomodan en los huesos, que atacan y arremeten sin tregua contra el corazón maltrecho.

Hay tristezas que no sanan por la profundidad del sentimiento, que solo se aprenden a llevar, pero que jamás abandonan el pecho. Hay tristezas leves y superfluas hijas de suertes pasajeras, de circunstancias insípidas, de sucesos que fácilmente se olvidan.

Tristezas que se hacen públicas para drenarlas prontamente, otras son inconfesas debido al orgullo existente. Tristezas que quedan en casa, al salir a la oficina, otras que te acompañan, hasta el final de los días.

Hay tristezas de amor y de odio, tristezas de arrepentimientos, tristezas de soledad, tristezas que se lleva el tiempo.

Pero por cada tristeza existente, siempre existe una fuerza latente, que las arrastra o que las destruye, o en más fuerza las convierte.

Una fuerza inaudita que no nos suelta ni cede, que se vuelve hierro y piedra y los dolores a palos muele.

Una fuerza que se vuelve rabia, o fría serenidad, que nos lleva hacia adelante y nos acompaña hasta la muerte.


Fuerza interior y física, fuerza de amor o maldad, furia del cielo que mira, y hace eco en la eternidad.