miércoles, 14 de diciembre de 2011

DE MI ALAZAN Y SUS ANCAS


El eco de tu nombre
retumba en mi cabeza
Y se estrechan las paredes
de mi desordenada pieza

Remo sobre el polvo
de mi cama estrecha
Solo quedan las cenizas
del amor y de su mecha,

Escribo coplas cojas,
esta rima es muy forzada,
Y si no tuviese mi caballo,
ya no tendría nada,

Esta solo el corazón,
que tu hacías latir.
Que batalla tan cruda
es del hombre vivir,
Sin importar si es rico o pobre,
Esta condenado a sufrir,

Pero de sufrimientos y angustias,
siempre algo se aprende,
Y es que del chalan depende,
el galope de su bestia.

A todas estas entiendo,
que realmente no perdí tanto,
Pues mi alazán va galopando,
aunque tú no vayas al anca,
Al final es mejor
pues no hay tanto peso,
para saltarme las trancas.

martes, 6 de diciembre de 2011

risueño analisis de una tusa


En los últimos días he estado pasando por una tusa con cara de hidra, ¡es lo peor! Cuando creo que le he mochado una cabeza, a la vergaja le salen dos.
De modo que en vez de dejarme devorar por esta mítica bestia, y gracias al ingenio de familiares y amigos he decidido estudiar este fenómeno con tanto buen humor y conciencia como me sea posible.
Para empezar, y procurando ser breve, es necesario hablar un poco de la fuente de la que nace una tusa, es decir; el amor ¿Cómo empieza este?
Por lo general con el protocolo reglamentario, es decir, el saludo o la presentada. Desde ese momento los sujetos involucrados ya se están haciendo a la idea de algo, después viene la parte interesante, lograr que la vieja pare bolas, y eso se resume en los siguientes factores: atractivo físico, verbo, tiempo y billete. Lo último aunque muchos lo nieguen también cuenta, pues por encantador que sea cualquier pendejo le toca redoblar esfuerzos pa que le correspondan sino tiene con qué pagar un verraco tinto, pero bueno, supongamos que pagó cuentas, quemó teléfono, hizo visitas, y a veces hasta favores mamones, finalmente las cosas se dieron, florecieron, se desfloraron con frecuencia, y al final, por cualquier motivo, se dejan de desflorar y terminan la idílica y/o traumática relación.
Cuando se acaba la relación se presentan 3 casos básicos a saber:
Primero: es la situación más corta de definir, pues ambos quedan tan tranquilos como si nada hubiese ocurrido  y cada uno “tira” sin problema alguno por su lado.
Segundo: los dos quedan hechos un flequero, literalmente ropa de trabajo, y finalmente arreglan u olvidan después de haber tomado cantidades navegables de aguardiente, ron o en su defecto aguarrás con thiner, en ocasiones incluso llegan a comerse lo que se atraviese, sea toxico, alimenticio, bípedo antropomorfo, o cuadrúpedo dócil, como diría mi papá, “le tiran a cualquier animal de pelo o pluma”.
Tercero: uno de ellos queda más tranquilo que un cura después de recoger limosna en semana santa, mientras el otro está más confundido que un caballo en un balcón, más aburrido que un mico en un bonsái y más asustado que burro en canoa, se siente como piojo en cabeza de calvo, no come, no duerme, no habla, o peor todavía, solo abre la boca pa hablar del/la ex, aburren a cualquiera, todas las canciones le salen, hasta los villancicos le alborotan la tusa, y es capaz de llorar viendo a los locos Adams o las películas de Leslie Nielssen (como sea que se escriba).
Aunque no todos son llorones, otros adoptan una melancólica flema, en la que hablan de lo que sea, pero siempre tienen las orejas tan caídas como marrano el 30 de diciembre.
El tercero de esta especie, adopta un fabuloso humor negro, hace reír al que sea, siempre con seriedad absoluta, lleno de sarcasmo y chistes crueles, es en esos casos cuando más se aprecia la agudeza mental de los amigos, y algunos de ellos salen con apuntes tan fabulosos como: “si amas a alguien déjalo ir, y dispárale en la espalda mientras se aleja ¡SINO ES PA MI NO ES PA NADIE HIJUEPUTA!” (CORTESIA DE NICO SARAVIA) también unas más cursis pero de mismo poder humorístico como “si amas algo déjalo ir, y si regresa vete tu ¡pa que esa hijueputa sepa lo que se siente! (cortesía de gumer). Estas son dos claras y brillantes variaciones sacadas de algún libro sobre vendido de superación personal. La cosa es que esta variedad de entusado siempre resultará ser el único agradable de todo el listado.
A unos les da por ser poetas de folletín, a otros por cantar a pulmón herido, ¡y a otros nos da por las dos cosas! Simplemente deplorable. Encima de eso, no se tolera un chiste, la simple idea de llegar a ver a la otra persona en la calle, causa más vértigo que montar en parapente. ¡Y lo que más profundiza esa verraca maluquera es saber que la otra persona está más fresca que un lechuga! Si hasta el más relajado de los seres humanos llega a estar en esa situación, aseguro y juro ante notario o cualquier otra autoridad competente, que es capaz de imaginarse a su ex con cualquier desconocido cual papa en tenedor (sea papa o tenedor, a todos nos ha pasado y el que diga que no es un mentiroso sin madre).
Finalmente el triste entusado después de gastarse unos cuantos pares de rodilleras de plomo, desvelarse semanas enteras, emborracharse hasta las guamas varias veces, haberle tirado hasta a los zancudos sin poderse comer un bagre siquiera, milagrosamente supera su despecho en una mañana de mucha manuela.
Este fue un análisis de la tusa que me reí mucho en su creación, si a alguien le molesta absténgase de decirlo, solo son bienvenidas hoy las risas halagos y chistes.

lunes, 5 de diciembre de 2011

la magia de esta noche


La noche esta oscura fría y lluviosa,
Se presta para muy pocas cosas,
Pero una felicidad me acompaña
Y no proviene de ninguna maña,
Es una sensación que creí perdida,
Y que ahora llena de calor el alma mía,
No entiendo muy bien de donde viene,
Pero el sentimiento por el momento se mantiene.
Siempre he sido reservado en contar las cosas buenas,
Pues muchas veces son solo respiros al trajinar de las penas,
Esto lo cuento con pobre rima, pues lastimosamente
Las coplas son duras cuando se sienten las cosas buenas.
Cuento esto con alegría sin saber que está pasando,
Desconozco, el cómo, el donde y el cuándo,
Y no me devano la cabeza pensando
Importa que me sienta feliz, y mi felicidad la canto,
La métrica y la rima las perdí en este texto
Y aun así escribo con la misma emoción y mucho sentimiento.