domingo, 8 de febrero de 2015

Ansiedad


Así se siente la ansiedad, así es como se vive. un cumulo de pensamientos ciegos, que hacen nudos mentales, que enredan la escasa calma, que confunden a quien los vive y tambien a los pocos que al ansioso aman. Nunca es facil Expresarla, mucho menos entendarla, nadie puede explicarla así mantenga con ella:

 
Por no pensar en mí es que la he cagado, y es por eso que pierdo más de lo que he ganado.
¿Está el futuro en la mente propia, o en las Nornas del destino?
¿Será original mi vida o mala copia de una pintura al vinilo?
A veces no sé lo que pienso, mucho menos lo que escribo.
¿Cometeré mis errores por menso? ¿O porque soy un malparido?

Las letras y líneas deseos no conceden, muchas veces ni si quiera desahogan. Cuanto me gustaría poder secar las fuentes donde tantos pensamientos bogan.

Y la solución no está en la muerte, o en llorar lo ya vivido, cuando no cambia la suerte es hora de no buscar más lo perdido.

Posiblemente todos vagan sin rumbo, pero pocos lo admitimos, tal vez todos miran la vida, buscándole algún sentido. O seré solo yo el perdido, el que no ve de la luz los reflejos, el que se la pasa caminando sin poder llegar muy lejos.

Solo estoy seguro que el control es una ilusión, pues nadie controla nada por encima de su propia opinión, y teniendo eso en cuenta; no queda más que avanzar así, confiados y siempre a oscuras, así no sepamos pa donde, porque el camino vuelve a subir. Y uno se vuelve a levantar, aun después del más duro golpe.

Ahora termino este escrito, lo leo otra vez, con calma y despacito, ya no sé ni si quiera si este escrito será mío, si de pronto quedó bueno o de una canción de Arjona es tan solo un vil remedo.